domingo, 23 de junio de 2013

Cullera transforma su castillo del siglo XI en un espacio lúdico para el turismo familiar

Tras un intenso proceso de rehabilitación y musealización, el Castillo de Cullera se convierte en un importante reclamo para los turistas que eligen la Comunidad Valenciana en sus estancia vacacionales. El castillo, que a su vez integra el Museo de Historia y Arqueología de la ciudad , recibió el pasado año más de 30.000 visitantes.
Dejando al margen su vertiente más cultural, el castillo de Cullera se transforma cada noche de verano en un espacio único y lleno de magia, donde los más pequeños de la casa pueden descubrir increíbles personajes y vivir experiencias inolvidables.
“Las Noches del Castillo de Cullera” aglutinan una original programación formada por espectáculos destinados al turismo familiar. Como ejemplo de ello, cabe destacar “La ruta de Juan sin Miedo” , un emocionante pasaje infantil del miedo en el que los niños pueden hacer frente a los malvados más famosos de los cuentos y las películas infantiles; “El castillo mágico”, con espectáculos de ilusionismo para toda la familia; o “El Musical del Gato con Botas” que garantiza la diversión de todos los asistentes.
La entrada a estos espectáculos se puede adquirir directamente en el castillo o a través de la compra de un paquete vacacional que incluye alojamiento, los tres espectáculos del castillo y la entrada al parque acuático Aquópolis. Dicho paquete puede reservarse directamente a través de la web www.turismocullera.com
Por otro lado, a partir de las 23 horas y hasta las 2 de la madrugada, el castillo se convierte en el “Castillo del Terror”, ofreciendo a los adultos más valientes un terrorífico pasaje entre las galerías y los pasadizos más oscuros y tenebrosos de la fortaleza.
Sin lugar a dudas, Cullera es una de las mejores opciones para pasar las vacaciones en familia, ya que ofrece inmejorables playas, números recorridos naturales, una saludable gastronomía con el arroz como protagonista, una interesante oferta museográfica y un intenso programa de actividades infantiles. En este sentido, la oferta lúdica que ofrece el castillo de Cullera se complementa con los ciclos de cine al aire libre en la playa de San Antonio, los festivales de teatro infantil, la rutas teatralizadas por el centro histórico, las ferias y los mercados medievales.

http://www.elperiodic.com