miércoles, 3 de octubre de 2012

El PSPV de Cullera exige la comisaría de Policía Autonómica prometida


Gobernación anunció en 2008 su construcción pero sigue sin conocerse la fecha de inicio pese a que se ha cedido el suelo

La promesa de más seguridad para los habitantes de Cullera sigue en el aire. Desde que en 2008, en plena campaña electoral, el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, anunciara la construcción de una nueva sede de la Policía Autonómica en esta localidad de la Ribera Baixa, no han habido más noticias al respecto.
Así lo ha recordado la diputada socialista en Les Corts, Ana Barceló, y el portavoz del PSPV en Cullera, Jordi Mayor, durante un balance sobre las inversiones de la Generalitat en la ciudad.
«Se prometió que se ubicaría la comisaría con unos 40 agentes y que el Ayuntamiento sólo tendría que ceder el suelo, cosa que se hizo por unanimidad en 2010. Pero no ha habido ninguna clase de compromiso por parte de la Generalitat», ha señalado Jordi Mayor.
Además, la diputada socialista ha explicado que cuando se ha preguntado sobre esta nueva infraestructura al conseller de Gobernación no se ha obtenido ninguna respuesta, ni sobre plazos ni fechas.
Una situación que preocupa ya que esta comisaría se presentó como necesaria para aumentar la seguridad de los habitantes de la zona y dar una respuesta más rápida en caso de emergencia. Este proyecto se englobaba en el un Plan de Infraestructuras de Seguridad y Emergencia que quería dar más servicios a localidades grandes que no tienen Policía Nacional.
«Si contásemos con los agentes prometidos se podría dar una solución al problema de venta ambulante ilegal que tanto preocupa a los comerciantes y que este verano ha provocado varios incidentes. Al tener más agentes, se podría destinar a más personal de la Policía Local a otras tareas también necesarias», ha apuntado el portavoz de los socialistas de Cullera.
Otra de las reclamaciones que se han realizado por parte del PSPV local ha sido la necesidad de que la Generalitat abone la deuda de más de dos millones de euros que tiene con el Consistorio hasta 2011 y que sigue incrementándose por la falta de liquidez.
«El alcalde, Ernesto Sanjuán, no reclama la deuda pero la Generalitat tiene que pagar inmediatamente porque está generando intereses bancarios que paga el Ayuntamiento», ha recordado Mayor.
A estos intereses se une que el Consistorio de Cullera, al igual que muchos otros que siguen esperando el pago de las deudas autonómicas, tienen que hacer frente a servicios que no les corresponde como la residencia o la escuela de adultos.