miércoles, 6 de marzo de 2013

Cullera alega contra las obras de la marjal sur por adversidades en caso de temporal


El Ayuntamiento de Cullera ha presentado un serie de alegaciones al proyecto de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) del plan global frente a las inundaciones en la ribera del río. En concreto al plan de mejora del drenaje de la marjal sur del río Júcar que es el que afecta al término de Cullera.
El principal problema que argumentan los técnicos municipales es que se actuará sobre la embocadura del Estany, al ampliarla de los 45 metros actuales a 65. «Esta solución tendrá una eficacia hidráulica dudosa en temporales de gota fría», apuntan des del Consistorio.
Y es que se prevé que las obras en esta zona provoquen que en caso de temporales de lluvias el agua del mar entre tierra adentro, por lo que provocaría la salinización de las tierras de cultivo y las aguas subterráneas que se encuentran en esta zona.
La solución propuesta por los técnicos de Cullera es que se extienda la canalización hasta la desembocadura del mar. La actuación se llevaría a cabo en el límite con el término de Cullera y Tavernes, por lo que el Ayuntamiento ha previsto ceder una franja de 50 metros de anchura en los polígonos limítrofes con la costa.
Otro de los aspectos que se alega en contra de este proyecto presentado por la CHJ es que se asigna una extensa área de sacrificio que sirve para laminar el caudal de avenida. Un hecho que se une a la reducida altura de la mota, de un metro, «comportará que la energía hidráulica del agua retenida resultará insuficiente para llevar a cabo un drenaje eficiente», señalan en el documento presentado ante la administración.
La Confederación abrió hace unos meses un proceso de participación pública para ofrecer alternativas de uso a las áreas afectadas por proyectos del plan global frente a las inundaciones que se ha llevado a cabo en los últimos años.
Durante los últimos meses se han realizado mesas de participación a las que podían acudir los afectados para analizar los usos de estos terrenos. En este sentido, el Ayuntamiento de Cullera no ha propuesto ningún uso ya que se ha opuesto al contenido del proyecto en general por los motivos citados anteriormente.
Las alegaciones del Ayuntamiento de Cullera se remitieron a la CHJ el 27 de diciembre pero no fueron debatidas en la última mesa de participación ni constaron en el apéndice de la entidad como aportación al proceso. Por este motivo, el Consistorio volvió a entregar el documento en dos ocasiones durante el mes de enero a la espera de que se tenga en consideración los análisis aportados por el ingeniero industrial ya que las obras de la marjal afectarían a la inundabilidad de la zona.

las provincias