martes, 25 de febrero de 2014

El Ayuntamiento de Cullera, al borde del colapso financiero



► Un informe municipal advierte de que si no se elabora un nuevo presupuesto, el consistorio dejará por pagar más de un millón de euros a los bancos

Cullera. 24-02-2014. El Ayuntamiento de Cullera está al borde del colapso financiero. Así lo afirma un reciente informe elaborado por el interventor municipal, en el cual se advierte de que si no se elabora un nuevo presupuesto para 2014, o en su caso se realizan modificaciones sobre las cuentas actualmente prorrogadas del 2013, el consistorio no podrá pagar este año a los bancos un millón de euros de los préstamos que tiene comprometidos para saldar su escandalosa deuda.


Sólo en créditos bancarios, durante el presente ejercicio el ayuntamiento cullerense ha de hacer frente al pago de 3,8 millones de euros, consecuencia directa de la mala gestión municipal de Ernesto Sanjuán sufrida por los cullerenses durante la última década. Sin embargo, por ahora el consistorio únicamente tiene presupuestados 2,7 millones, por lo que necesitaría 1.100.000 euros más para no generar un impago que resultaría fatal para el futuro económico de la ciudad.


La crítica situación que viven las cuentas municipales volvió a quedar patente ayer durante la sesión plenaria de febrero, en la que el líder de la oposición, Jordi Mayor, aseguró que estos implacables informes «certifican la defunción de la política económica del gobierno local del PP».


En ese sentido, el portavoz del grupo socialista considera que el PP de Sanjuán «da las elecciones de 2015 por perdidas» y ahora «se limita a dejar en el peor estado posible la economía del ayuntamiento, practicando una política de tierra quemada», cuyo único fin es «minar y condicionar las acciones del futuro gobierno socialista de Cullera, sin importarles todo el sufrimiento y mal que le están causando a los ciudadanos y al prestigio de la ciudad».


Más facturas impagadas


Pero no sólo hay problemas para pagar a los bancos. Las cuentas municipales siguen desangrándose en lo concerniente al pago a proveedores. De hecho, al finalizar 2013 el consistorio tenía pendientes de abonar 4,6 millones de euros en facturas por falta de liquidez.


El Período Medio de Pago a Proveedores se situó el año pasado en 354 días, cuando la ley fija que el plazo máximo para liquidar las facturas ha de ser de 30 días. Así, Cullera tarda casi 12 veces más que un ayuntamiento que cumple la legislación en pagar a sus proveedores.


A juicio de Mayor, todo lo anterior comporta que el consistorio «ya esté intervenido» por el Gobierno, debido a que cada mes el Ejecutivo central le descuenta 90.000 euros de las aportaciones del Estado para pagar directamente él a los proveedores, «y ahora va a estarlo más porque es tal el desastre de gestión del gobierno de Sanjuán que ni siquiera habiendo sido incluido el ayuntamiento en un plan de ajuste son capaces de cumplirlo». «El siguiente paso será que inhabiliten a los concejales del gobierno municipal para firmar ni una sola factura porque comprometen pagos que después no pueden cumplir», señaló.

Asimismo, Mayor insistió en que el ejecutivo municipal debe elaborar unos nuevos presupuestos para el 2014 «y decirle la verdad al pueblo». El líder de la oposición ha asegurado que los Socialistas de Cullera deberán afrontar la próxima legislatura una «tarea ingente» para empezar a sacar a la localidad del agujero económico en la que la deja el PP. Cabe recordar que la deuda asciende a 45 millones de euros, la más alta de la Ribera y una de las más abultadas en términos absolutos de toda la Comunitat Valenciana, y la tasa de paro es del 35%.