martes, 18 de diciembre de 2012

´La plaga va a más porque la administración no pone medidas´


PEPI BOHIGUES CULLERA La plaga del picudo rojo le está suponiendo un gran desembolso en tratamientos ya que no hay ayudas públicas y la plaga no deja de propagarse procedente de jardines privados que no hacen tratamientos.
¿Qué magnitud ha alcanzado la plaga del picudo rojo?
Cada vez va a más porque, como no se están poniendo medidas para controlarlo, va multiplicándose. Por todos los sitios ves palmeras afectadas que son un foco de infección. (…) Lo cierto es que acabará con todas las palmeras que hay de todas las variedades. A la que más ataca es a la canaria (Phoenix canariensis), pero acaba con esas y pasa a las otras.
De los tratamientos que se están haciendo actualmente para combatir al picudo, ¿cuál es el más adecuado: el microondas, los plaguicidas?
Yo, siendo crítico con el tema, los únicos tratamientos que están funcionando son con material insecticida. Que si no están aprobados, que si dejan de estar aprobados… pero todos los otros no están dando el resultado, si no estarían aplicándolos.
¿De quién sería la culpa? ¿De la administración o de los propietarios que no se han querido gastar dinero en tratamientos?
Es culpa, principalmente, de la administración porque, en cualquier otro país, no te dejan entrar una planta o hay un control muy severo. Aquí han entrado palmeras sin control de Egipto, Sudáfrica, de todos los lugares. No ha habido un control, la administración ahí ha fallado totalmente. La fórmula que tienen para hacer callar a la gente es que a los viveristas, que son los que realmente tienen interés y hacen el tratamiento dentro de su negocio, les hacen un control muy severo y, para los demás, no hay ningún control: ni ayuntamientos, ni chalets… Ahí hay un fallo garrafal.
Recientemente usted acudió a un congreso mundial de palmeristas. ¿Qué están haciendo en otros países para erradicar el picudo? ¿Lo han conseguido?
Fuimos al congreso en Tailandia y, allí hay, pero, sea por la temperatura o por algún animal depredador, no era un cosa exagerada como aquí. Y, en otras zonas, como en Canarias, cuando ocurrió lo atajaron en el momento y no dejan entrar nada, está muy controlado porque eso turísticamente, económicamente y paisajísticamente es una riqueza. Aquí es muy severa.
¿Cómo les afecta a los viveristas?
Tienes que estar siempre vigilante porque, aunque lo trates, si viene una plaga se te instala en una palmera. No puedes huir, tienes que hacer todos los meses el tratamiento. Y ayudas no hay, interés de la administración no hay ninguno por solucionar esto y, todo aquel que tenga estas palmeras, la única solución es tratarlas todos los meses sin ayudas de ninguna clase. Si yo tengo un vivero de palmeras estoy destinado a destruirlas porque si tienes un chalet ya no se te ocurre plantar una palmera. Es un perjuicio económico muy grande. El comercio de las palmeras está muy resentido, por eso debería haber alguna ayuda de la administración.
PEPI BOHIGUES CULLERA