martes, 19 de febrero de 2013

ASESINAN A UN VENDEDOR DE CUPONES EN SU CASA

 Alamillo de 55 años de edad fue encontrado muerto ayer con 7 puñaladas a su cuerpo.

 Un vendedor del ONCE de 57 años, Rafael Alamillo, ser encontrado muerto de varias puñaladas en el interior de su vivienda de Cullera, después de que una compañera diera aviso que no sabía nada de su paradero desde el viernes pasado. La víctima, que tenía antecedentes por pornografía infantil, moría en la madrugada del sábado, aunque el cuerpo no fue encontrado hasta ayer, cuando sus compañeros dieran la alerta porque no había abierto el quiosco de los cupones desde el viernes. Los agentes se personaran sobre las 9.50 horas de ayer lunes en la vivienda de la víctima, de 53 años, después de que una compañera de trabajo alertara de que no había abierto el quiosco desde el viernes. Los agentes fueran en casa del vendedor del ONCE, en el edificio Holanda, que ocupa el número 11 del calle del Cabañal, pero no pudieran acceder a la vivienda con la llave maestra del administrador,
así que solicitaran apoyo de los bomberos. La policía local debió entrar en el piso a través del balcón, del piso del lado, en la quinta planta del inmueble, y localizaran el cadáver, en medio de una balsa de sangre. El cadáver presentaba 17 heridas de arma blanca, algunas de ellas de defensa en las manos y los antebrazos. El robo ha sido descartado como móvil principal y, de hecho, no se descarta que el autor del crimen alterara a propósito la escena del crimen, dado que el piso estaba un poco revuelto, en un intento  de engañar a los investigadores. De todas maneras, la Guardia Civil trata de saber ahora si el asesino se llevó dinero de la víctima, que a veces llevaba en casa la recaudación de la venta de cupones si no le daba tiempo a ingresarlo.
Apenas ser descubierto el cadáver, la Policía Local alertó la Guardia Civil, que envió agentes de la Policía Judicial de Cullera para confirmar que se trataba de un asesinato. La inspección ocular dentro de la vivienda, que empezó pasadas las doce del mediodía, se prolongó hasta bien entrada la noche. Además, los agentes han interrogado todos los escasos vecinos que tiene la finca en invierno. El edificio dispone de cámaras de seguridad tanto en el portal como en el ascensor, Se agentes de Homicidios están intentando averiguar si estas u otros cámaras en el calle Cabañal opogier en gravar la llegada o la huida del autor del crimen. La víctima llevaba 20 años en el ONCE, vivía en el piso donde fue asesinado desde  solo seis meses, La investigación que está llevando a cabo el grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Valencia se centra en el amplio grupo de jóvenes y adolescentes al quien solía llevar en casa. De hecho, uno de ellos, a parecer de origen lituano, incluso disponía de llaves.