domingo, 5 de febrero de 2012

DETENIDOS DOS HOMBRES EN CULLERA POR TRAFICO DE DROGAS

La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas, dos en Cullera (Valencia) y otras dos en Melilla, que se aprovechaban de una ONG que está dedicada a la ayuda humanitaria a localidades muy necesitadas de Marruecos para traficar con drogas, sin que la organización no gubernamental fuera consciente de ello.
En la denominada operación "Milenium", dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Melilla, los agentes se han incautado de 160 kilos de hachís y de varios vehículos, entre ellos un todoterreno, una furgoneta y un quad, según ha informado en un comunicado la Guardia Civil.
El nombre de la ONG, la cual desconocía que estaba siendo utilizada en provecho de los traficantes, no ha querido ser facilitado por la Guardia Civil "para no dañar su desinteresada labor", han explicado a Efe desde la Oficina de Comunicación de la Guardia Civil de Melilla.
Los dos detenidos en Cullera (Valencia) son J.A.P.P., de 41 años y líder de la organización, y R.D.E., de 38 años, mientras que los capturados en Melilla son J.J.S.P., de 36 años, y F.J.M.L., de 40 años.
Todos son varones, de nacionalidad española y han pasado a disposición judicial como supuestos autores de un delito de tráfico de drogas.
La investigación se inició el pasado mes de noviembre, cuando el equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Melilla advirtió que algunas personas integradas en una ONG aprovechaban para, entre la ayuda humanitaria, esconder droga para venderla en España.
La ONG llevaba desde la península vehículos cargados de mochilas con juguetes, material educativo y medicinas para trasladarlo a las aldeas y colegios de localidades muy necesitadas y recónditas de Marruecos, próximas al desierto.
A su vuelta, entre el material del que disponían, como tiendas de campaña, herramientas, y otros efectos diversos, ocultaban la droga para introducirla en Melilla.
Los detenidos disponían de una nave en Melilla donde introducían el todoterreno con la droga procedente de Marruecos y posteriormente la distribuían en las ruedas de vehículos tipo "quads" o "buggys", que pretendían embarcar en el buque correo de la línea marítima de Almería.
La Guardia Civil ha destacado que dos de los cabecillas de la organización que participaban de forma activa en los viajes eran minusválidos, uno de ellos se desplazaba en silla de ruedas, ya que sufrió un accidente en el desierto con un vehículo todoterreno, y el otro necesitaba de una pierna ortopédica para poder andar.
Ambos disponían de los vehículos adaptados a sus minusvalías.