lunes, 12 de marzo de 2012

Cullera y el Consell buscan en los bancos financiación para el Manhattan

 Uno de los mayores proyectos urbanísticos de la Comunitat Valenciana, e incluso podría decirse que de España, como es el PAI de la Bega-Port de Cullera (se proyectan 33 torres de 25 alturas y 2 hoteles de 40 pisos), empezó a desarrollarse en pleno boom del ladrillo y, ahora que la crisis afecta a este sector y a la economía en general, está costando que sea una realidad. Imagen virtual del proyecto.
La Conselleria de Urbanismo, el Instituto Valenciano de Vivienda S.A. (Ivvsa) y el Ayuntamiento de Cullera están en conversaciones con los bancos para conseguir financiación y poder así ejecutar el Manhattan, según han informado fuentes municipales a Levante-EMV. El 60% de los propietarios ha decidido costear la urbanización cediendo parte de los terrenos, por eso, ayuntamiento y Consell buscan que los bancos les financien "el 60% de los 90 millones" que cuesta aproximadamente urbanizar este megaproyecto, explican desde el ayuntamiento. Desde el consistorio no han dado una cifra exacta, aunque según los cálculos se trataría de unos 54,8 millones ya que, como se publicó en el BOP, la urbanización del Manhattan asciende a 91,4 millones.
"Como muchos propietarios han decidido que quieren pagar con terrenos, tienes terrenos pero no liquidez", indican fuentes municipales, que añaden "necesitas más financiación de la que tenías prevista inicialmente", de ahí que el ayuntamiento cullerense está en conversaciones con el Ivvsa para determinar también cómo se puede asumir esa financiación. Con la crisis actual y las dificultades para obtener un crédito bancario, muchos propietarios del Manhattan han tenido problemas de liquidez para pagar con dinero la urbanización, con lo que el problema de obtener financiación se ha traspasado al Ivvsa.
Cabe recordar que en 2003 el Ivvsa y el consistorio firmaron un convenio, según el cual el Instituto Valenciano de Vivienda se comprometía a financiar este proyecto. Los propietarios pueden pagar la urbanización en terrenos o en efectivo y los que eligieron esta segunda opción no abonarán el dinero hasta que no lleguen los certificados de obra. Desde el consistorio no pretenden que los bancos "den de golpe" el dinero para urbanizar el Manhattan, "sino poco a poco".
El siguiente paso será aprobar el proyecto de reparcelación, pero en el ayuntamiento creen que "si se aprueba es para hacer algo", por eso quieren tener asegurada la financiación antes de dar los últimos pasos de la tramitación de este proyecto. 
Cabe recordar que, como explicaron anteriormente desde el consistorio, la aprobación de la reparcelación permitirá ceder las parcelas correspondientes para que se construyan infraestructuras tan esperadas como los colegios o el puerto deportivo y pesquero.