domingo, 15 de abril de 2012

Cullera cierra la torre del Marenyet para restaurarla

La ciudad de Cullera continúa mejorando su patrimonio con la restauración de la torre del Marenyet. Los trabajos que se están efectuando y que han obligado al cierre del monumento consistirán en una mejora de los paramentos externos de la torre en su segunda fase, ya que la primera fue acometida en el año 2009.
Tanto en ese año como en el presente, los trabajos de restauración de la torre han sido financiados íntegramente por la Diputación de Valencia, que a través de la línea de ayudas a los Bienes Inmuebles que poseen valores artísticos e históricos, de modo que los municipios que los posean pueden acceder a estas ayudas. La subvención ha sido de 30.000 euros.
La torre, según fuentes municipales, padecía graves problemas de erosión, provocados fundamentalmente por el ambiente salino y el paso de los años. De este modo se habían producido pérdidas de masa constructiva y se habían producido algunos boquetes que, de no repararse, hubieran provocado graves roturas. Tras la intervención del año 2009, y visto el excelente comportamiento de los morteros y las reparaciones, hemos decidido acometer esta segunda fase que concluirá, aproximadamente, dentro de un mes y que pondrá fin a todos los «males que aquejaban a la torre.»
El caso de la torre del Marenyet es obvio, pues está declarada Bien de Interés Cultural (BIC), gozando de la máxima protección y tutela por parte de las administraciones. La torre del Marenyet es una construcción defensiva que data del año 1577 y servía de punto de control y vigía de la costa mediterránea en el punto dónde desembocaba el río Júcar antes de la gran riada de 1864. De este modo, la torre vigilaba no sólo la aparición de naves piratas en la bahía de Cullera, sino el posible desembarco en la Villa mediante el remonte por el río.