sábado, 11 de agosto de 2012

La falta de refuerzo policial impide controlar la venta ilegal en Cullera


Durante los meses de verano la venta ambulante ilegal es protagonista en muchas zonas marítimas de la Ribera. El paseo de la playa de Cullera, es de nuevo el lugar escogido por decenas de inmigrantes para vender productos en su mayoría de imitación. Este año la situación en la playa de la localidad empeora debido a la falta de refuerzos de efectivos policiales.
Con un 30% de los agentes dedicados exclusivamente a la vigilancia y control constante en la zona, el cuerpo policial de Cullera ve limitadas sus funciones por falta de personal. «Somos conscientes de la situación pero estamos actuando dentro de nuestras limitaciones, no podemos hacer más» ha manifestado Pepe Gil, concejal de Playas y Policía Local de Cullera.
Además, desde la concejalía de Policía Local han declarado que ya han contactado con la subdelegación del Gobierno para pedir refuerzos que les ayuden a controlar e impedir la venta ilegal en este paseo tan visitado ahora en verano. «Hemos pedido ayuda a la subdelegación del Gobierno para que nos manden refuerzos así como a la Guardia Civil, ambos están avisados y son conscientes de nuestra situación», ha asegurado Pepe Gil.
Sin embargo desde la oposición no piensan los mismo, los socialistas creen que este año ha habido un aumento de vendedores ilegales, generando cierta alarma social, y que según el PSPV correspondería a la falta de previsión, del equipo de gobierno (PP) de Cullera, en el dispositivo de vigilancia. Además, han criticado la «falta de organización ante esta venta ilegal» que perjudica principalmente a los comercios locales.
Desde el PSPV han expresado su solidaridad con los agentes de la Policía Local, «estos profesionales, sometidos a una presión brutal, no tienen la culpa de la mala organización del alcalde y de su gobierno incompetente», ha sentenciado el portavoz del PSPV de Cullera, Jordi Mayor. Desde la oposición exigen al Consistorio que se priorice «algo tan básico como es hacer cumplir la legalidad en la playa, que afecta a muchos comerciantes de la zona».
Desde el Ayuntamiento se muestran preocupados por las consecuencias para muchos comerciantes, que ven mermada su venta así como por la imagen que están dando de la localidad. Asimismo declaran su miedo ante los recientes enfrentamientos entre inmigrantes y agentes policiales en Alicante que han acabado con dos policías hospitalizados, uno de ellos en estado muy grave tras ser agredido. «Estamos luchando para que Cullera no sea escenario de conflicto entre agentes y manteros, pero necesitamos la ayuda para hacer posible el control y erradicación de esta venta ambulante ilegal a pie de playa», ha lamentado Gil.