martes, 18 de septiembre de 2012

El acusado de intentar matar a un hombre a martillazos asegura que la víctima quería violarlo



  • Asegura que la víctima 'le tocaba' y que se acostó con él 'hace dos años'
  • No obstante, asegura no recordar haberle agredido con un martillo
  • El fiscal pide 10 años por un delito de asesinato en grado de tentativa
Un joven acusado de intentar matar a martillazos a otro hombre cuando entraba a su casa de Cullera (Valencia), Marcos B, ha declarado este martes, en la sección tercera de Audiencia Provincial, que la víctima, que vivió en casa de sus padres, quería violarle, aunque ha negado que lo agrediera.
Por estos hechos, el ministerio fiscal pide diez años de cárcel por un delito de asesinato en grado de tentativa y una multa por quebrantar una orden de alejamiento que tenía sobre la víctima.
El acusado ha negado en un primer momento que conociera a José, la víctima, "de nada" y que no recordaba que tuviera sobre ella una orden de alejamiento. Sin embargo, más tarde, a preguntas de la Fiscalía, ha señalado que la víctima vivió en casa de sus padres, era amigo de ellos, y ha señalado: "quería violarme porque me tocaba. Se acostó conmigo hace un par de años".
Asimismo, ha afirmado que tampoco recordaba que le intentara agredir, ni que escondiera el cuchillo, ni su detención por la Guardia Civil, ni tampoco que fuera reconocido por el médico forense.

La víctima desconoce los motivos de la agresión

Marcos ha admitido que cuando estuvo en la cárcel le prescribieron unas "pastillas para poder dormir", pero no sabe por qué motivo. A preguntas de la defensa, ha señalado que no sabía por qué estaba siendo juzgado,ni sabe qué es matar pero sí qué significa violar porque le había pasado. De hecho, ha señalado que con anterioridad le violaron y le pegaron dos gitanos.
Por su parte, la víctima ha declarado que conoce al acusado porque vivió siete años en su casa. Ha constatado que Marcos tenía una orden de alejamiento y que el día de los hechos intentó agredirlo cuando acudía a su domicilio aunque desconocía por qué.
Los hechos sucedieron, según el relato fiscal, cuando el acusado se acercó a la casa de la víctima y cuando vio llegar su vehículo se escondió hasta que llegó a la puerta. Entonces se abalanzó sobre él, le dio un golpe con un martillo en la cabeza con ánimo de matarle.
José pudo salir corriendo para pedir auxilio, pero Marcos le persiguió y le siguió martilleando. Marcos huyó a un restaurante cercano donde fue encontrado con una bolsa de un supermercado en la que llevaba un cuchillo que no llegó a utilizar.