lunes, 17 de octubre de 2011

EL SINDIC PIDE AL M.I.A. MAS EXFUERZO RESPECTO DE LAS VPP

El Síndic de Greuges, José Cholbi, ha pedido al Ayuntamiento de Cullera y a la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente que "extremen sus esfuerzos para lograr la rápida terminación" de las obras de urbanización que permitan ocupar 72 viviendas protegidas construidas en Cullera.
El defensor del pueblo valenciano ha respondido así a la queja presentada por una persona afectada que denunciaba que, tras dos años y medio de esperar las viviendas de protección pública construidas en el Bulevar del Xúquer, una vez terminadas no podían acceder "porque no hay luz".
En su resolución, Cholbi recuerda que la ley urbanística valenciana señala que "la demora injustificada" en la realización y terminación de las obras será objeto de penalidades, y que el propietario que contribuya a las cargas de la urbanización podrá exigir que el urbanizador la ejecute con la diligencia de un buen empresario, y que la administración tutele la actuación.
Según un comunicado del Síndic, el Ayuntamiento de Cullera debería adoptar en consecuencia "todas las medidas a su alcance para conseguir que las obras de urbanización concluyan cuanto antes".
Asimismo, la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente "debería impulsar la solución de los problemas técnicos referidos al suministro eléctrico".
Además, considera que la Conselleria debería adoptar "las medidas oportunas para evitar que los retrasos en la finalización y entrega de las viviendas puedan seguir perjudicando a sus legítimos adquirientes, quienes temen perder las ayudas y la financiación recibida".
El Síndic de Greuges afirma que es "plenamente consciente de los problemas que la crisis económica está generando en la actividad urbanística de los municipios valencianos".
No obstante, en este caso concreto, está convencido de que "la peor parte de esta crisis la soportan las familias y personas que injustamente están sufriendo el retraso" en la entrega de las viviendas que les fueron adjudicadas.
Por todo ello, el defensor confía que tanto el Ayuntamiento como la Conselleria "sean sensibles a estas dificultades y que finalmente dichas personas puedan entrar a vivir en sus casas lo antes posible".